Problemas de erección (disfunción eréctil):

 

Los problemas de erección (disfunción eréctil/erectiva o "impotencia") son aquellos que afectan al hombre durante la fase de excitación. Un hombre padece de disfunción eréctil cuando no logra alcanzar o mantener la erección del pene el tiempo suficiente como para realizar el coito, siempre y cuando esta circunstancia se mantenga o se repita con cierta frecuencia y produzca ansiedad en el hombre. Dado que la fisiología de la erección implica la relajación del organismo, no es infrecuente que muchos hombres hayan padecido en alguna ocasión este problema.

 

 

En la gran mayoría de las ocasiones esta circunstancia es una experiencia fortuita y poco común en el hombre y suele asociarse a estados de embriaguez, consumo de drogas, cansancio, nerviosismo o cualquier otra circunstancia esporádica. Ciertas condiciones médicas pueden producir esta disfunción. No obstante, también son muchas las causas psicológicas y sociales: los sentimientos de miedo o vergüenza, la culpabilidad, los problemas de pareja, la falta de habilidades de comunicación, el aburrimiento con las relaciones sexuales actuales, etc. pueden explicar la disfunción eréctil.

 

 

El tratamiento, siempre y cuando el problema no derive de una causa orgánica, será el de informar al paciente, desculpabilizar, fomentar la vivencia de sus relaciones sexuales como algo relajado y divertido y no como algo estresante, la mejora de la relación de pareja, etc.